Para el mal tiempo, una mirada a tus ojos...