Cuando te dejan de querer, ya ni te preguntan cómo estuvo tu día...