No quería hacerte daño...