Y aunque te lo niegues, hay momentos en los que me extrañas...