¡Cuídala! porque no sabes cómo te defiende a pesar de que no la valoras...