Si algo aprendí en la soledad, es que no cualquiera es una buena compañía...