Y llega un día cuando ya no estás, que se da cuenta que no había nadie como tú...